Extraño Concurso No. 30. Amarillo siniestro

Fue el domingo más soleado del mes cuando se percató de las extrañas semillas amarillas dispersas por el césped. Transcurrieron solo unas horas para que de éstas salieran unos brotes que desprendían un leve olor hediondo, pero esto no fue suficiente para poner su atención en ellas.
A la mañana siguiente, al salir al jardín, sintió un escalofrío. Las semillas se habían juntado en pares, como si de unos ojos se trataran. "No, eso es imposible", pensó. Así que en un arrebato de valentía arrancó todas las que pudo antes de marcharse.
Una nueva mañana, pero esta vez se quedó inmóvil frente a su puerta. El olor era insoportable y no solo habían duplicado su número sino también su tamaño. Incluyendo esos ojos amenazadores que parecían retarlo. Lleno de ira usó sus manos desnudas contra ellas, pero su esfuerzo fue en vano y terminó con las extremidades llenas de sangre.
"Solo debo descansar un poco". Recostado en su sofá, cerró los ojos y lentamente empezó a sentir como el cansancio y el hedor desaparecían.


Imagen cortesía de @saulos
Post creado para participar del Extraño concurso No. 30 - Hive Mexico

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
11 Comments
Ecency