#Club12 - No se extraña lo que se tiene - Amanecerá y veremos

girl-2934257_1920.jpg
fuente

Este año se las trae, definitivamente no es nada normal, le gusta echarnos broma y ponernos a pensar, a reconcomiarnos pero sobre todo a echar de menos.

Debo reconocer que aunque es un año con aristas muy incómodas para la humanidad entera, para mí quedará en mi historia personal como uno de los mejores, y relucirá al lado de los años cuando nacieron cada uno de mis hijos, aquellos en los que obtuve logros o tomé importantes decisiones. Grandes cosas están ocurriendo en mi vida.

2thye.png

Despedir es algo raro, no me gusta hacerlo, cuando me toca me regreso una y otra vez a volver al abrazo obligatorio, y siempre termina una llorando a mares. Entonces mejor asumir: que no se extraña lo que se tiene, que siempre puede cambiar la vida, que el destino no lo decide uno y tantas cosas más que dejan abiertas una brecha de esperanza.

Pertenecer a #Club12 fue como estar en una escuela, conocí maestros y compartí con compañeros de clases. Lo mejor fue recibir ese elogio semanal a lo que escribíamos y poder reconocer la valía en el otro y dejar también nuestra dosis de buenos comentarios; pero mejor aún fue saber de cada una de las personas con las que compartíamos: sus sueños, sus frustraciones, sus creencias, sus habilidades y más. Creo que cada uno se fue quitando pieles, capas tras capas, para mostrarse sin tapujos, sin miedo a exponerse, porque se sentía totalmente en casa.

No diré nombres, pero sepa cada uno, que cuando vea sus nombres de usuarios y sus posts tendré que abrirlos, porque sé, que lo que encontraré, será esa sustancia viva que se evidenció por aquí. ¿Díganme si no es eso ya un logro?, saber que muchos escritores están ahí para nuestro disfrute y conocer más de sus creaciones.

¿Despedidas?

Cuando hice viajes de horas conocí personas con las que intercambié buenos diálogos y a veces me tocó cuidar sus pertenencias y viceversa, y luego al llegar al terminal cada uno corrió a buscar sus maletas y no supe más nunca de ellos ni ellos de mí. Así ocurrirá con muchos de nosotros, quizá volvamos a coincidir, posiblemente no, pero será grato saber que en un momento de nuestras vidas tuvimos puntos de coincidencia, maneras de mirar bajo el mismo lente con muchas personas y que cuando discrepamos, ambos aprendimos.

Una de mis pequeñas urgencias en este presente es hacerme ver la vista. El año pasado mi oftalmólogo me habló de una mancha en la retina, eso está en la cola de búsqueda de recursos, al lado de otras necesidades; mis próximos ahorros de criptomonedas serían para resolver esto. Esta semana en una de las entradas al Facebook me entero, que mi médico y el de todos mis hijos que usan lentes, se fue a causa del covid-19. No se despidió. Quizá ni se imaginó cuando comenzó todo esto que él sería también uno de los contagiados.

La vida en la mayoría de los casos no da la oportunidad de despedirnos, así será de atroz hacerlo, sin embargo, es el afán de muchas personas, el querer dejar un último adiós.

Pues para mí esto no se ha acabado, la semilla de lo sembrado sigue en cada uno de nosotros, quizá nos reinventemos, quizá surja otra iniciativa similar que corrija los errores cometidos… llévenme con ustedes.


Gracias por comentar (1).png

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
5 Comments