¡Padre líbrame del mal!


descarga (1).jpg
Fuente

Cuando sucedió estaba muy confundido, vagando como el viento por todos los lugares que mi mente evocaba. Aquella vez me pregunté si todo era un sueño en el que estaba inmerso, tal vez pronto despertaría, pero todo parecía tan real y aunque la llama de la esperanza se hacía más fuerte y quería creer en lo positivo, sentía dudas y terminaba en la nada.


Lo sé, me sentía como todo el mundo, quizás exento de la realidad que todo ser humano debe conocer desde su nacimiento y durante su estancia en este plano. Me centré en la vanidad, en conocer una parte de mí que ahora se arriesgaba y experimentaba placeres, como probar la miel que brotaba de los hermosos pechos y labios de una mujer. Sí, me enganché tanto a lo mundano que me olvidé por completo de mi padre celestial.


Y poco a poco fui perdiendo el tiempo, sabiendo lo limitado que era en cosas tan absurdas, hice promesas estando feliz y me marché de muchos sitios asegurando un pronto regreso, cosa que nunca podré cumplir. Porque durante ese intervalo me negué a creer en la posibilidad que me tocara a mí. Entonces me dejé embriagar por la adrenalina como nunca, y me lancé totalmente desprotegido al mundo peligroso y sanguinario.


Sé que estaba plenamente presente aquí, pero de repente una mañana, de camino a mi rutina de todo los días, me arrebataron sin siquiera preguntarme. Al parecer, mi alma empezaba a perderse y mi padre me apartó del mal.


image.png

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
4 Comments