Luchando contra la esclavitud con imágenes por satélite

Slavery_Ship_PG_WV3_14JUL2015_zoomin_WM.jpg

La pesca en el Sudeste asiático está rodeada de trabajo en condiciones de esclavitud y semiesclavitud. Y sus productos, aunque no nos lo queramos creer, tras pasar por varias estapas donde la regulación es escasa y puertos remotos acaban llegando hasta los supermercados de EEUU.

Una investigación en este tema llevada a cabo por periodistas de Associate Press (Esther Htusan, Margie Mason, Robin McDowell and Martha Mendoza) les hizo valedores del premio Pulizer de 2016 por un extenso reportaje llamado Seafood from Slaves (Marisco proveniente de esclavos), y no solo eso, las evidencias recogidas en este informe pudieron llevar a liberar a miles de personas en Papua Nueva Guinea en varias operaciones (2000 según el dato más reciente).

En el océano todo parece posible, es un espacio demasiado amplio y despoblado donde las embarcaciones pueden moverse en una relativa soledad. La imagen que abre este artículo muestra como dos pequeñas embarcaciones pesqueras están amarradas a un gran cargero refrigerado, a bordo del cual la pesca esclava llegará a tierra. Y desde ahí, será procesada en la industria manufacturada tailandesa.

La investigación la llevaron a cabo cubriendo aguas de Nueva Guinea y visitando islas poco accesibles de Indonesia en un proceso de 18 meses, y para poder llevarla a cabo hicieron falta no solo de imágenes por satélite, sino también de datos sobre navegación marítima, licencias marítimas y los testimonios de personas que habían conseguido escapar.

El proceso sigue sin ser sencillo. Pasa por perseguir personas siendo transportadas en cajas, escuchar historias de barcos en mal estado transportando personas y de pescadores tirados por la borda al morir tras jornadas de 22 horas de trabajo. Y la esclavitud solo es la cara más siniestra de toda una industria (de 7000 millones de dólares en Indonesia) que se nutre principalmente de inmigrantes en condiciones extremadamente precarias procedentes de Myanmar, Cambodia y Laos.


¿Cómo encontrar una aguja en un pajar?


Para poder conseguir las evidencias gráficas que llevaron a esta liberación, los periodistas contaron con el apoyo de las imágenes tomadas por DigitalGlobe. Su satélite WorldView-3 es el de mayor resolución disponible de manera comercial con solo 30 cm por píxel.

Los servicios comerciales de fotografía desde el espacio son habituales y son empleados por instituciones, organizaciones de sociedad civil, empresas e incluso servicios de inteligencia. El concepto de DigitalGlobe es diferente al que comentaba en mi anterior entrada sobre Planet. Sus cuatro satélites principales cuentan con una resolución mucho mayor, son de gran tamaño y estan preparados para funcionar durante más de siete años. Sin embargo, al ser muchos menos, las posibilidades de cubrir aquello que necesitas en el momento adecuado son mucho más escasas.

WorldView3_eoportal.jpeg

Entonces, tenemos una región inmensa del mar, con multitud de barcos y nuestros satélites no pueden tener cobertura sobre la zona durante todo el tiempo porque orbitan alrededor de los polos. ¿Cómo hacemos para encontrar los barcos?

Los barcos están obligados a llevar un sistema de identificación y localización llamado AIS (Automatic Identification System - Sistema de Identificación Automático). Estos aparatos transmiten información, que es almacenada, a los barcos cercanos y antenas en tierra. Y últimamente también es recogida por diversos satélites, tanto de comunicaciones como constelaciones específicamente construidas para ello.

Aún así, es normal que sea desactivado (o no esté presente) en barcos de pequeño tamaño de economías informales, embarcaciones militares, barcos pesqueros que quieren evitar a los piratas... o por gente que está realizando actividades ilegítimas o pescando en regiones prohibidas. De esta forma, este sistema puede ser utilizado para prever u observar comportamientos extraños, muy importante en el sector pesquero.

Silver-Sea-2-60-day-8-7-no-EEZ-1500x844.jpg

En este caso, el proceso necesitó de reconocer barcos en puerto que habían sido reconocidos por antiguas víctimas de este proceso, y de la colaboración de analistas de la ONG especialista en imagen por satélite SkyTruth.

El proceso de análisis puede ser menos automatizado de lo que parece, y pasa por correlacionar las posiciones del carguero principal a traves de su posicionamiento por el AIS con las imágenes de DigitalGlobe, hasta que se consiguiera tener imágenes comprometedoras en las que se observa al barco investigando traspasando cargamento.

En este caso se empleó el servicio de ExactEarth, que permite ver casi de forma continua -casi en tiempo real- la posición de todos los barcos a nivel global gracias a sus propios satélites y otros detectores como los montados en los satélites Iridium. Para aquellos a los que interese el tema, la empresa con sede en Barcelona AIStech está intentando ofrecer un servicio parecido.

Reconocimiento barco

¿Es el fin del tráfico de personas?


Hemos observado que no es un proceso sencillo, probablemente la contribución global de esta operación no fue nada con respecto a la cantidad total de personas que se encuentran en esta condición. El proceso es un trabajo de análisis que se lleva a cabo de forma artesanal. Pero como apunta Secure World Foundation, este tipo de herramientas puden ayudar a instituciones y sociedad civil a luchar poco a poco contra la esclavitud y el tráfico de personas.

El desarrollo de métodos de análisis de Big Data nos permitirá en un futuro poder reconocer comportamientos extráños en los mares y observar embarcaciones no identificadas. La transparencia total que puede ofrecer la imagen por satélite puede darnos miedo, pero también nos puede ayudar en nuestro trabajo por intentar contruir un entorno mejor en el que vivir.

mapping-human-trafficking-facebook.jpg

Fuentes de las imágenes: DigitalGlobe (1, 2, 4), ExactEarth/SkyTruth (3), USC Suzanne Dworak-Peck/Banco Mundial (5)

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
17 Comments