La ninfa de la quebrada seca

En febrero del 2018 conocí a Stephani. Éramos personas totalmente desconocidas que conectaron gracias al poder de Instagram. Mi misión para ese entonces era vivir de las fotos y estudiar para la universidad. Nada más que hacer, o por lo menos nada parecía tan importante.

Nos conocimos camino a la montaña. Estas fotos fueron hechas en Caracas, Venezuela, una capital rodeada de un cerro impresionante llamado El Ávila. Todo el que está en la ciudad puede llegar a la montaña en poco tiempo, en nuestro caso no fuimos a lo más alto sino que rodeamos un camino llamado ''cortafuegos'' hasta llegar a una especie de quebrada seca en donde los árboles daban una luz suave y mística.

Para este momento, tenía la obsesión de jugar con los flares y la posibilidad que daba la apertura de mis lentes, ambos analógicos y viejos pero con una posibilidad de hacer cosas magníficas. Lo que parece ser una mancha en la parte derecha superior de la imagen en realidad es mi parte favorita de toda la foto. Parece que ella es una ninfa cuyo espíritu se desprende del cuerpo, o que la luz hace posible su fisionomía.

Esta foto de alguna manera u otra representa algo importante para mi y me alegra compartirla con ustedes el día de hoy con la corta historia del ''como se hizo''. Espero que de alguna forma puedan sacar algo de todo esto y disfrutar de ella tanto como yo


CámaraNikon D3300
Ajustes1/100s - 35mm - f2.5 - ISO 100
UbicaciónWarairarepano, Caracas, Venezuela
ReveladoLigthroom 5

01.jpg

Todas las imágenes y textos incluidos en este post son mi obra original.

Jesus Solis ©

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
Join the conversation now