Entrada al Concurso de poesía, de Literatos / SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

image.png
La monja (ca. 1980), de Jorge Sánchez Hernández - Fuente


SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

Cualquiera que no entienda de estas cosas
pudiera no entender que existen rosas
que crecen invisibles del jardín;
que detrás de unas lóbregas paredes
podrían desparramarse cual mercedes
las angélicas notas de un violín.

Mas si miras con ojos de ternura
en ese claustro de frialdad oscura
verías que lo ilumina tierna luz
cuando en nublada placidez reposa,
lo mismo que si fuera alguna diosa,
augusta, sor Juana Inés de la Cruz.

Yo la miro tejer con frases tiernas
mil estrofas humanas y fraternas
y que nunca se cansa de tejer,
y la comparo a la lejana estrella
y me digo que ella es dos veces bella:
por ser tierna poeta y por ser mujer.

Mujer sublime, poeta, diosa o maga,
cuyo arte noble como el vino embriaga,
hunde su pluma en el azul pensar
y tomando sor Juana la palabra,
sin siquiera decir abracadabra,
la convierte en un poema singular.

= = = 0 = = =

Tomás Jurado Zabala

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
8 Comments