Un huésped desconocido (Relato corto)


image.png

Fuente

Un huésped desconocido


image.png

Se paró frente a la puerta y tocó varias veces. Revisó el reloj y aunque era algo tarde, la luz de la habitación de Angélica estaba encendida. Volvió a tocar ahora más duro y seguido. Desde adentro alguien avisó que ya abría. El hombre se quedó parado esperando hasta que alguien abrió. Sorprendido vio a Angélica; era ella pero muy delgada y pálida, parecía enferma.

:0:0I0:0:

Luego de entrar y saludar a Angélica con un beso, se sentó en un sofá que estaba en medio de la sala. De inmediato sintió un olor terrible y no pudo evitar arrugar la nariz. Cuando Angélica se acercó traía un ave en la mano. El pájaro, con el buche abultado y un pico afilado, permanecía quieto y sin hacer ruido. Cuando el hombre quiso saber de quién era aquel pájaro y por qué la casa olía tan mal, Angélica con la mirada perdida guardó silencio.

:0:0I0:0:

Mientras estuvo allí, el hombre contó los pormenores de su viaje y el porqué de su regreso. En ningún momento captó plenamente la atención de Angélica que ponía el pico del pájaro en su boca como si los dos se estuvieran alimentando. De hecho, el hombre vio extrañado cómo el pájaro subía al hombro de Angélica y le metía el pico en la oreja como si le estuviera contando un secreto. El hombre se sintió tan incómodo que prefirió irse lo más pronto posible.

:0:0I0:0:

Una tarde, mientras el hombre asistía a misa, escuchó pasmado que Angélica había muerto. Todos los comentarios giraban en torno a aquel pájaro misterioso que había llegado a casa de Angélica y con el que mantuvo una relación extraña. Algunos dijeron que era el alma de un difunto, otros que era parte de un hechizo. Lo que nadie supo explicar fue por qué en el último suspiro de vida, Angélica dijo que ya tenía alas y en ese instante el pájaro cantó y salió volando por la ventana.


image.png

HASTA UNA PRÓXIMA OPORTUNIDAD, AMIGOS

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
6 Comments