Ellas detenían la lluvia (Relato corto)


image.png

Fuente

Ellas detenían la lluvia

Fue fácil para mí nacer y crecer en aquella casa habitada por mujeres. Cada una, como si de una colmena se tratara, hacía su trabajo de manera silenciosa y constante. Con sus cuidados amorosos y protectores me vieron crecer y reclinarme en sus pechos mientras por mis cabellos agitaban sus dedos.

X:0:X

Abuela había conocido a un hombre que luego de dejarle tres hijas, la abandonó. A pesar de las advertencias, mi madre también se enamoró. De esa relación le quedó un profundo dolor y yo. Mis tías, sin querer pasar por la misma situación, se refugiaron en casa y se dedicaron a entregarme a mí todo el amor.

X:0:X

Bajo sus miradas atentas y maternas, crecí. Con cuidado veían y aprobaron cada paso que di. Con mucha atención, yo observaba cómo hacían, cada día, magia para mí. Desde cantar canciones que me hacían dormir, hacer brebajes con matas del jardín, hasta hacer animalitos con la nubes para verme sonreír.

X:0:X

Pero el más grande acto de magia que yo viví fue verlas detener la lluvia para no verme sufrir. Como aquella vez que iba a una fiesta y la lluvia no tenía fin. Abuela y tías tomaron cucharas y tenedores y los llevaron al jardín. Allí los pusieron en cruz y en un cerrar y abrir, la lluvia amainó y yo pude salir. Desde ese día comprendí, que aquellas mujeres harían magia, si fuera preciso, para que yo tuviera un claro porvenir.

HASTA UNA NUEVA OPORTUNIDAD, AMIGOS

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
16 Comments