ūüďú Entrada al Concurso de minicuentos en honor a J. L. Borges de Literatos‚úí "Memoria cifrada"



Memoria cifrada




Arcadio de Marateo, en los archivos de un viejo foro del web 2.0 Aeyshtoria Cryptis, nos relata que hubo un tiempo, antes de la conquista de los teléfonos inteligentes, en que los libros eran los principales elementos mágicos de la raza humana.

"Las hojas de hierba, cubiertas de polvo y sangre volvieron al vientre de barro". Hombres enloquecieron con las plumas en sus manos y se apu√Īalaron buscando tinta y gloria. Y otros, ebrios de letras, creyeron ver una luz final, y en su adicci√≥n a las l√≠neas encontraron la paz moment√°nea en alguna oraci√≥n benevolente.

Que unos ordenaron formar grandes hogueras y quemaron mujeres y libros y las memorias de las primeras madres.

Que tras la muerte del √ļltimo gran padre de los √°rboles, la conquista y el saqueo, la miseria y el metal dominaron la tierra.

Muchos de los libros preciosos se arrojaron a los hornos, para fundir las armas intercontinentales.

Mi familia, no pudo escapar y los tesoros del hex√°gono p√ļrpura se perdieron.

El libro de los lenguajes de la creaci√≥n, que ense√Īa como leer y pronunciar las manchas de los jaguares, para tener poder absoluto o como cantar los colores que despiertan a la primavera de su sue√Īo invernal.

También un volumen del Alfabeto Talismánico, con los 25 símbolos naturales, que recitados en el orden correcto tienen el poder de recrear el universo otra vez desde cualquier punto recordado.

Los mapas precisos que se√Īalan la ubicaci√≥n de la fuente que otorga la inmortalidad, y del r√≠o que la quita.

Todos estos textos, algunas vez existirán de nuevo. La humanidad los olvidó y los volverá a recordar.

Dicen que permanecen escondidas en las monta√Īas, las versiones originales de los manuscritos tibetanos que ense√Īan a volver de la muerte.

Guardo mis esperanzas en los poetas vivos, rebeldes errantes que recuerdan pasajes y los recitan en susurros secretos al oído de los viajantes.

La matemática brutal de los microcircuitos tiranizó los poemas en las servilletas de un bar.

La actualización del ultimo paquete de emojis y gifs nos permitió desinstalar las emociones de fábrica, pero sé que todavía existen ocultas cartas de amor garabateadas con lapicera que desatan la pasión cautiva.

Mientras un grupo de payasos o intelectuales difunde memes a cada hora, con la esperanza de encontrar alguien que recuerde como reír.

Los virus por email se auto clonaron en células biológicas en las imprentas de los mejores laboratorios y salieron a las calles.

Fuimos olvidando como escribirnos.

No abandono las quimeras.

Mi trabajo en la colmena no tiene descanso, desde el blog de la resistencia, como un brujo en un bosque, oculto y la vista de todos los √°rboles, regalo poemas a la noche que nos abraza.

Mi esperanza est√° en ser ese verso libre, capaz de invocar a las hijas de la luna, cuyo canto nos despertar√° del olvido.


‚öú



Texto @bardobrujo | Im√°genes editadas con Canva




Agradecimientos


Por acompa√Īarme hasta aqu√≠.

‚̧ Por leer estas l√≠neas ca√≥ticas ‚̧

Quise hacer el recuento de una crónica distópica de un futuro posible pero soy culpable además de deslizar intencionalmente muchas referencias y de intentar copiar (toscamente como un Golem) el estilo de quien ha sido uno de mis escritores favoritos en las paradojas de lo infinito, el Maestro Borges.

Me despido afectuosamente amigas y amigos de los cuentos. Esta ha sido mi participaci√≥n en el Concurso ‚ÄúEl encantamiento del libro‚ÄĚ, en honor al escritor Jorge Luis Borges.

Ha sido una iniciativa impulsada por la comunidad #Literatos, con el patrocinio de @aliento.





H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
4 Comments