Concurso de Cuentos Infantiles en Honor al escritor Aquiles Nazoa. Las Travesuras de Milo.

IMG_20210502_155738.jpg

Hola mis queridos amigos de Hive, les saludo como siempre con alegría y cariño deseando que tengan éxito en todos sus proyectos.

Hoy traigo para ustedes un relato corto, como participación o entrada a un nuevo concurso promocionado por una de mis comunidades favoritas @literatos comunidad en la que el escritor encuentra un hogar que le permite exteriorizar sus mundos internos a través de la palabra.
En esta ocasión ésta respetada comunidad en un homenaje a nuestro querido escritor, periodista y poeta venezolano Aquiles Nazoa, abre un Concurso de Cuentos Infantiles.

Así que por acá les dejo mi entrada, un cuento corto, dinámico y adornado de divertidas onomatopeyas que fue creado con la intención, de que padres e hijos puedan interactuar y extraer valiosas lecciones, mientras pasan juntos hermosos e inolvidables momentos en el seno de su hogar.

IMG_20210502_155933.jpg

Las Travesuras de Milo

Hola amiguito ¿cómo estás? Hoy quiero hablarte de alguien muy alocado, alegre y divertido. Se llama Milo y es un niño como tú, sólo que Milo, no es humano, tiene cuatro paticas, ladra, la fascina correr, ama su pelota y cuando está muy contento parece que va a volar con su colita que no deja de moverse divertida y loca, tan loquita como él.

Milo todas las mañanas se quedaba en el patio esperando que un grupo de perros callejeros pasaran frente a su casa, a veces también los veía desde la ventana de su habitación, le encantaba verlos, tan libres y felices sin ninguna preocupación, no como él “¡Tras estas rejas de preso!” – se decía molesto-

IMG_20210502_154524.jpg

En varias oportunidades, él, al verlos, levantaba su cabecita, se ponía atento y le decía a su mamá: “Mami, mami, déjame salir a jugar” pero su mamita le decía que no y refunfuñando se metía sin dejar de pensar en lo que quería hacer y no podía.

En varias oportunidades también, su mamá, le explicó que en la calle habían muchas personas malas, que había peligros que él no imaginaba, que esos perritos no eran buenas compañías y podían inducirlo hacer cosas malas, pero Milo no entendía.

IMG_20210502_154700.jpg

¡Pero ¿Por qué? Yo estoy grande mami, no soy un bebé!

Un día los perros de la calle pasaron y al verlos Milo los llamó, les dijo:

_Hola amigos ¿qué hay? ¿para dónde van?
_Vamos a perseguir iguanas a la plaza, es lo máximo ¿quieres ir?
_Claro, claro yo quiero ir – decía el loquito Milo moviéndose de acá para allá- pero estoy encerrado, no me dejan salir.
_Escápate amigo, mira, por aquí.

Por un huequito, se arrastró, se encogió, se estiró, hizo de todo lo que pudo y finalmente, después de rasguñar un poco la tierra lo abrió un poquito más y pasó.

Por fin era libre, con la pandilla caminó y caminó. Llegaron a la plaza y dijo el líder, atentos, por acá son muchos los gatos y las iguanas que pasan, quietos que en cualquier momento pasarán.

Miiiiiiaaaauuuuu…… se escuchó de pronto miiiiaaauuuu…… otra vez y en carrera salieron todos a tras del pobre minino, que al subirse a un árbol luego se burlaba de todos a la vez. Milo estaba fascinado, tanta adrenalina junta, jamás lo hubiera imaginado.

Riendo llegaron nuevamente a la plaza y ahora el líder dijo: "!Alerta! !Ya vienen, se aproximan!". Un par de cosas ruidosas pasaron muy cerca, tenían dos ruedas y había humanos sobre ellas, quizás los tenían presos, Milo no logró ver bien, los humanos tenían algo en la cabeza y todo pasó muy rápido. El líder gritaba: “¡A ellas! ¡A ellas!" y los muchachos las perseguían mordiéndolas. Él quiso ser un héroe y se abalanzó sobre una de ellas. De pronto:

¡Aaaayyyy! ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! el pobre loquito sintió un fuerte dolor en una de sus piernitas, los muchachos siguieron a tras de esas cosas y él se quedó ahí tirado en la calle con mucho dolor, solito y deseando que viniera a buscarlo su mamá, recordó que ella le había hablado de los peligros de la calle, pero él no había escuchado… que triste y adolorido estaba, se arrepentía de no haber sido obediente y haber desobedecido a su mamá.

Recordó que también había en la calle personas malas que podían llevárselo muy lejos y su peor temor se hizo realidad, un hombre extraño lo vío y como si fuera un saco de papas lo tiró en una bolsa con ruedas, a dónde lo llevaba y para qué no lo sabía, pero luchó con todas sus fuerzas para sacar su cabecita y pidió al cielo un favor, poder ver a su mamita. Sus deseos fueron escuchados y al sacar su cabeza fuera de esa bolsa fue visto por su mamá que tenía rato buscandolo. Ella interceptó al hombre, lo detuvo, abrió la bolsa y tomó a Milo en sus brazos.

IMG_20210502_155449.jpg

Así aunque adolorido, feliz regreso Milo a su casita aprendiendo una gran lección: "Que los papás por haber vivido más tiempo tienen experiencia y saben cosas que los niños no, pero sobre todo aprendió que hay que ser obedientes a mamá y a papá, para que les vaya bien en todo"

Ahora Milo disfruta de pasear feliz al lado de sus padres y es más sabio, pero te pregunto a tí amiguito: ¿Qué lección aprendiste tú?

IMG_20210502_174353.jpg

IMG-20200814-WA0043.jpg

*Todas las fotografías a excepción de la portada, son de mi propiedad y han sido editadas por una aplicación de mí teléfono Alcatel. El protagonista de estás fotografías se llama Milo y es mi sobrino perruno 🤭😉

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
12 Comments