A plenitud │ Prosa poética




Hay vidas que son la muerte misma.
Hay cárceles en las que eternamente se vive.
Hay sueños que se persiguen, o simplemente duermen
hasta que la vida se nos extingue.


Fuente de la imagen principal en Pixabay

Hoy me siento plena, hoy quiero vivir,
quiero dar la vuelta y solo sonreír.
Existen problemas, siempre los habrá,
pero en esta vida, siempre hay mucho más.

Hay más alegría, mucha más bondad,
muchas caras largas, me voy a encontrar.
Pero sin embargo, hay que sonreír,
con el rostro al frente, y siendo feliz.

Abrir los brazos cada mañana,
a cada rayo del sol lindo y vivaz.
Saborear cada gota del dulce néctar de un despertar,
en mis labios diciendo, Vive, sé feliz.
Ríe y sonríe que el nuevo día ya se encuentra aquí.

Solemos perder el tiempo tan vanamente,
y dulcemente la vida nos recuerda pacientemente,
que ella misma es un regalo envuelto en lazos de amor.
Esa misma vida que en momentos sublimes
siempre nos asoma lo frágiles que somos
y que en cualquier momento
ya no estaremos más disfrutando
de su hermoso esplendor.

Muchas veces sola, en una cárcel sin barrotes,
que me robó el espíritu, heme hoy aquí,
marchita y sin vida,
con unas cadenas, invisibles y sin fin.


Fuente en Pixabay

Que se llevaron mi esencia, ¡oh, muerte generosa!,
que me diste el tiempo de despertar y liberarme.
Hoy me marcho lejos de todos,
con una maleta, solo llevo mi vida
y mi corazón roto, envuelto en lágrimas,
pero con las ganas inmensas de volver a revivir.

Hoy me siento plena, hoy quiero vivir,
quiero ser tan solo aquella flor dulce y solitaria
que de tus días hizo un jardín de amor,
de esos que nunca llegan a su fin.

Días dulces, otros amargos,
solitarios y también acompañados,
Días de aprendizaje y de mucho sufrir.
Rodando y levantándome,
y también aprendiendo aquello que dice
que la vida se vive solamente aquí.

Hoy tan solo digo con mi rostro al sol,
plenitud y alegría, juntas de la mano,
llévenme a la vida, háganme sentir.
Háganme vivir, tan solo recuérdenme
que este mundo es uno, solamente uno,
no hay más tiempo ni segundos
solo hay un hoy para existir, para vivir
y de muchas formas para aprender a sonreír.


Fuente en Pixabay

Dedicado a la vida, a esa que muchas veces olvidamos entregados a la càrcel de un amor que creemos la vida misma. Tanto que llegamos a olvidar el verdadero valor de la libertad, del ser tù mismo, viviendo en càrceles sin barrotes que nos marchitan la esencia y la vida nos pueden apagar.

Para aquellos seres de luz que viven en la sombra opacando su brillo, sin mostrarlo a los demás. A ellos les digo, brillen sin cesar, que nada ni nadie los opaque, salgan de frente a la vida y de una vez tomen el rumbo hacia su felicidad.

Gracias por tomarse un tiempo para esta lectura

Mary (1).png

Onchainart_5.gif
Gif creado y obsequiado por mi amiga @equipodelta.

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
11 Comments