Visón maravillada de Marco Polo y América

Quiero hablar esta vez de otro viajero y explorador, pero de unos cuantos siglos antes de Alejandro de Humboldt. Me refiero a Marco Polo, el mercader italiano, específicamente veneciano, nacido el 15 de septiembre de 1254, que luego de su aventura de años en Persia, Mongolia y China, escribió el libro llamado originalmente Descripción del mundo, pero popularizado como Libro de las maravillas*.


image.png
Mosaico de Marco Polo, Palacio Municipal de Génova - Fuente- Dominio Público


Por información histórica y biográfica muy difundida, sabemos que Marco Polo emprendió en 1270 uno de los viajes más fascinantes a la región que hoy conocemos como Asia, de la que muy poco se conocía entonces. Acompañado de su padre, que había estado antes en parte de ese ígnoto territorio, en un viaje que duró aproximadamente cuatro años, atravesando los más duros y difíciles parajes, llegó en 1275 a la corte del emperador mongol Kublai Kan (el Gran Kan) en la antigua China. Hay versiones que dicen que pasó allí cerca de dieciséis años (otros dicen que más). Logró la confianza del emperador mongol y fue recompensado por este con diferentes funciones y encargos. Al regresar a Venecia, más de veinte años después de su partida, aparecieron sus memorias, cuyo origen sigue siendo oscuro (las escribió él o se las dictó al compañero de cárcel, quien las intervino); fueron publicadas en 1298, y se conocen estructuradas en tres "libros". Muchos lectores de entonces (y de ahora) las consideraron exageradas o inventadas. Por eso para algunos es un libro de ficción.


image.png
Fuente


En mi cátedra de Literatura Hispanoamericana, cuando abordaba las Crónicas de Indias, y particularmente el diario y cartas de Cristóbal Colón, hacía la relación de estos textos con el libro de Marco Polo, sabiendo que Colón no solo lo había leído, sino que existía un ejemplar con anotaciones hechas por este.

De modo que cuando se habla de "la visión maravillada" de Colón, el nexo con la concepción y el lenguaje expresados por Marco Polo es casi evidente, incluso en la reiteración de la palabra "maravilla", que encontramos recurrentemente en los textos de Colón. Todo esto, entre otros aspectos, llevó a la crítica especializada a formular la tesis de la "América inventada" o prefigurada, como está en Edmundo O'Gorman, entre otros.

Los que pueden haber leído los textos del primer y tercer viaje de Colón, que son muy curiosos (para mí fascinantes), pueden dar cuenta de cómo el hablante (el Almirante o Fray Bartolomé de las Casas) va presentándonos una "realidad" que, obviamente, además de su asombro ante ella, está "tocada" por su ficción (entiéndase como visión afectada por la imaginación). Como lo reconocieron escritores fundacionales de los estilos llamados "lo real maravilloso" (Alejo Carpentier) y "realismo mágico" (Gabriel García Márquez), las Crónicas de Indias influyeron en sus obras, y partir de allí, diríamos, también Marco Polo.


image.png
Fuente - Dominio Público


Son muchas las citas que podríamos hacer del Libro de las maravillas, pero el tiempo, el espacio y la cortesía limitan esa posibilidad. De la abundancia y proliferación, rasgos tan propios del discurso de los cronistas en nuestro continente, solo un ejemplo del Libro Segundo. Indicaré entre paréntesis el fragmento.:

Hay asimismo muchos leones, osos, ciervos, gamos, onzas y cabras en infinita abundancia, así como un sinfín de aves de muchas especies. (…) Hay clavo en abundancia extraordinaria (…) Hay también jengibre en gran cantidad, y abunda mucho asimismo la canela y otras muchas especias aromáticas que se importan a nuestras tierras. (XXXVIII)


Y a continuación, unas cinco citas tomadas del Libro Tercero, donde se refiere a "Ciampagu" ("Cipango", como se denominaba al actual Japón).


El rey de la isla tiene un gran palacio techado de oro muy fino (…) Las ventanas de ese palacio están todas guarnecidas de oro (…) por lo que la isla de Ciampagu es rica a maravilla. (II)

Hay allí unicornios muy grandes, que son poco menores que elefantes. (XV)

En esta región hay una cosa muy de maravillar: existen muchos hombres que tienen cola como los perros (…) (XVIII)

(…) en determinada época del año una especie maravillosa de ave que se llama ruch (…) Esta ave tiene tanta fortaleza y valor que una de ellas, sin auxilio de otra, apresa un elefante y lo eleva a lo alto del aire (…) (XL)

En la tierra limítrofe al reino de los tártaros (…), hay otra región en las últimas poblaciones del septentrión, que se llama Oscuridad, ya que, al no brillar el sol durante la mayor parte del año, el aire es oscuro a manera de crepúsculo.


Referencias:

Aínsa, Fernando (1992). De la Edda de Oro a El Dorado. Génesis del discurso utópico americano. México: Fondo de Cultura Económica.
O`Gorman, Edmundo (1998). El proceso de la invención de América. México: Fondo de Cultura Económica.
Polo, Marco (2006). El libro de Marco Polo. Caracas: Edit. El perro y la rana.


Vector abstracto 1.jpg


Gracias por su lectura.


Gif diseñado por @equipodelta

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
9 Comments