Contra-Reloj//Trágico Final de la Reina Ana Bolena


Quizás la mariposa sea el mejor ejemplo para demostrar que después de momentos de gran oscuridad algo hermoso sucede. M.Jesús Sáez de Alb


descarga (1).jpg
Fuente

Bienvenidos


Feliz inicio de semana a quienes tienen el placer de compartir junto conmigo un nuevo encuentro de #contra-reloj, con la maravillosa conducción de las amigas @amandaj, @junydoble y @mariale07, hoy con un interesante tema de historia universal Reinas de la Historia un tema que sin lugar a dudas puede llenar de inmediato nuestra mente de algunas ideas erróneas que se han ido disipando con el transcurrir de los años. Hablar de reinas, puede concebirse el término como sinónimo de belleza, poder, joyas, fortuna, dominio, felicidad plena; sin embargo al adentrarnos en la historia que cuenta la realidad de todo lo vivido por las llamadas Reinas, esa imagen cae cual máscara superficial dejando en evidencia mas sufrimiento y martirio que felicidad y armonía.


Llama poderosamente mi atención la historia de la Reina Ana Bolena quien nació Blickling, Reino Unido, rodeada de comodidades, instruida y con una belleza impresionante, según la describe la historia quien jamás imagino cual seria su final; poseía una característica física que en su tiempo era tomado como un don de brujería, tenía en una de sus manos seis dedos, los cuales escondía con ropas de mangas largas. Luego de haber ocupado el lugar que le correspondía en la corte como dama de la reina Catalina de Aragón, allí comienza su calvario, pues el Rey tenía bien estructurada su estrategia y solicita al padre de Ana, que ésta sea su esposa y como muestra de sus intereses, antes de celebrarse la boda en 1532 por primera vez se le concede el título de nobleza hereditario a una mujer y le es otorgado a ella por el mismo rey.

La boda se celebra en 1533 y se convierte en Reina Consorte de Inglaterra; de esa unión nace una hija Isabel: pero nunca tuvo el tan ansiado heredero del trono como eran los deseos del rey, un hijo varón, luego de 3 años de matrimonio, Enrique VIII manda a arrestar a Ana Bolena imputándole cargos de adulterio, incesto y traición; es declarada culpable por el tribunal de donde formaba parte su padre y la decisión fue tomada por unanimidad, es decapitada el 19 de mayo de 1536, por unos cargos que quizás eran una mentira; luego, también es decapitado su hermano George al querer defenderla de las acusaciones y es juzgado por haber sostenido con ella relaciones íntimas.

Ya en la sala del juicio, Ana pronunció las siguientes palabras:

No he venido aquí para acusar a nadie, sino que rezo a Dios para que salve a mi rey soberano y al de ustedes, y le dé mucho tiempo para reinar, pues es uno de los mejores príncipes en el mundo, quien siempre me trató tan bien que no podía ser mejor. Por lo tanto, me someto a la muerte con buena voluntad, pidiendo humildemente el perdón de todo el mundo. Y así tomo mi partida del mundo y de todos ustedes, y cordialmente les pido que recen por mí. O Señor ten misericordia de mí, a Dios encomiendo mi alma Fuente

A pesar de haber sido juzgada de forma inocente, su sumisión rebosaba los extremos, tanto que ella asumió que era merecedora del castigo. Siento una inmensa tristeza por ella y por quienes creen que el dinero y el poder son los dueños de la felicidad, no existe fortuna que pueda pagar la paz y la tranquilidad, nacemos libres, la libertad no las dio Dios, por tanto, nada puede impedir que cada uno decida donde y con quien estar, sin mentiras, sin máscaras, pero convencidos que la verdad debe prevalecer por encima de todo.

Agradecida por su atención

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
2 Comments