La canica mágica (Relato corto)

image.png

Fuente

La canica mágica


image.png

No era yo uno de los niños más populares de la escuela ni tampoco de los que más tenía amigos. Mis padres, por aquella época, me iban a llevar y a buscar al colegio por lo que no tenía mucha oportunidad de interactuar fuera de clase con mis compañeros. Tampoco era de los que poseía los mejores y más recientes juguetes del mercado, ya que mis padres obedecían a una condición y era que primero estaba comprar la comida y luego las cosas innecesarias. Y los juguetes caían en esa categoría insignificante en la economía de la casa.

o<0=:=0>o

En los recreos, mientras todos jugaban, yo permanecía en un rincón o en una esquina observando emocionado cómo mis amigos se divertían. Había un juego que era el delirio de todos y era el juego de las canicas. Con tarros llenos de metras, los chicos se apostaban en el patio de la escuela para comenzar aquellas guerras en las que algunos quedaban sin canicas y otros se llenaban de ellas.

o<0=:=0>o

En la distancia, emocionado, veía cómo algunos amigos tenían la destreza de darle a todo lo que apuntaran. ¡Si yo tuviera una sola canica!, pensaba yo tristemente. Una vez encontré una en la escuela. La canica era tornasolada con rayas verdes: hermosa. La guardé para cuando pudiera jugar en el recreo. Y así lo hice: jugué con aquellos niños dueños de muchas canicas. Pero mi canica, aunque vieja, era una canica mágica, porque aunque yo no era experto, comencé a ganarme todas las canicas del mundo.

o<0=:=0>o

Al final del recreo, las manos vacías de mis compañeros eran la prueba palpable de quién era el ganador de aquel día. Emocionado, en el almuerzo, les mostré a mis padres todas las canicas que me había ganado. Aquello fue la pelea del siglo: mis padres no solo me regañaron sino que me hicieron devolver todas las esféricas a los otros niños. Con pena y rabia lo hice porque sabía que otra de las condiciones que había en casa es que no podíamos agarrar nada que no fuera nuestro y el cuento de la canica mágica no me lo creyeron.


image.png

HASTA UNA NUEVA OPORTUNIDAD, AMIGOS

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
2 Comments