El niño de los mandados (Relato corto)


image.png

Fuente

El niño de los mandados

Era la época de las revueltas en contra del gobierno. Muchos grupos clandestinos se reunían en sitios diversos. Los que sabíamos de estos grupos, guardábamos silencio y buscábamos la forma de mantener el secreto. En la mayoría de los barrios existían espacios abandonados que servían para el encuentro y que a simple vista nadie podía sospechar que sirvieran para eso.

0:I:0

Un día, apareció en el barrio un niño de unos 8 años que, por su aspecto humilde, a nadie le pareció extraño y que inmediatamente hizo contacto con la mayoría de los muchachos. No era raro ver a aquel niño haciendo los mandados: que si lleva estos papeles, que si lleva este recado, que nadie te vea ni te oiga, para que nadie sepa dónde estamos. Y el niño corría con más energía que un dinamo y así se ganó la confianza de todos los que en aquel grupo participábamos.

0:I:0

El gobierno era cada día más opresor y ya no le importaba mostrar su cara de dictador. Así que ante cualquier rebeldía e insubordinación, oprimían al que fuera: niño, anciano, empleado o profesor. Por las redes, la radio y la televisión, defendían sus atrocidades a favor de la revolución. Ante esto, de manera oculta, en los barrios se planificaba una agitación para así acabar con aquel gobierno, a todas luces, maltratador.

0:I:0

Pero un día, eran como las 9 de la noche, creo yo, llegó un comando de militares que con fuerza irrumpió, en nuestro escondite ideado para lograr la sublevación. Muchos logramos huir de aquella situación, pero otros fueron apresados y llevados a prisión. Con los años se supo, con gran tristeza y conmoción, que aquel niño de los mandados había sido el traidor.

HASTA UNA PRÓXIMA OPORTUNIDAD, AMIGOS

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
4 Comments