Venezuela: INDEFENSIÓN ADQUIRIDA| Mi experiencia

bandera lulu.jpg

El poder en manos de ignorantes!

Hace días me pasó algo muy nefasto, de las tantas cosas NEFASTAS que suceden en Venezuela y que lastimosamente a todos nos afecta, a unos más, a otros menos, pero produce el mismo efecto negativo, que está allí latiendo como cuando brota en nuestro rostro un grano/espinilla y nos duele, "hay pus", se acumula la grasa alrededor y cuando lo tocamos duele, en este punto sabemos que debemos extirparlo para drenar la basura que está dentro. En este caso resulta casi lo mismo.


Como sabrán, la situación en Venezuela respecto a la gasolina es bastante crítica y absurda al mismo tiempo, hasta hace poco llenar el tanque del carro no era un problema por el cual sufrir y de hecho el precio era tan irrisorio que no se entendía cómo llenar un tanque de 40 litros era más barato que comprar una harina pan o cualquier producto de la cesta básica. El asunto es que, muchos venezolanos evidentemente estamos padeciendo por tal crisis.


El día jueves (30/07/2020) mi novio y yo nos lanzamos a otro episodio de “las fantásticas aventuras del diario vivir en Venezuela”, ésta vez fuimos osados, sin considerar el pronóstico y el palpito de que quizá no íbamos a llenar el tanque, del mismo modo nos aventuramos a irnos a las 5:00 am para hacer la dichosa cola y abastecernos de gasolina. Delante de nosotros no habían más de 40 carros (CONTADOS, NOS DIMOS LA TAREA DE BAJARNOS A VER CUÁNTAS PERSONAS TENIAMOS ADELANTE). Llovió como nunca, desde las 5:00am hasta las 8:30 am, estábamos pasando la lluvia intentando al menos dormir dentro del carro.


Teníamos 3 litros de gasolina prestados para poder rodar en el carro e ir a la bomba; NECESITABAMOS SI O SI llenar ese tanque. Pasaron las horas, entre ganas de ir al baño, hambre y sueño, “aguantando la pela” (como decimos en mi país). Nos avisan que la gasolina “se acabó” (fue como a las 10:30 am) y fue de las cosas más inútiles que hayan podido decir, porque obviamente era mentira, igual nos quedamos allí.


El detalle es el siguiente, la bomba o estación de gasolina (como quieran llamarlo) estaba “custodiada” por un grupo de INEFICIENTES militares del componente EJERCITO, un ciudadano con un alto rango era quien estaba al mando y el que daba las órdenes de forma autoritativa, si, así como se lo imaginan, todo el perfil paupérrimo de una persona ignorante pero con uniforme y acreditado de alguna manera a faltarle el respeto al pueblo, al popular, al que se acercara a preguntarle algo, lo vejaba, lo menospreciaba, le gritaba... Ésta persona sin aparentes modales ni ética, mucho menos moral, se encargó de pasar a todos los carros de los funcionarios (policías nacionales, tránsito y otros) y por supuesto los suyos, militares activos y no activos, familiares, amiguitos y personas que ofrecian dólares y sobornaban con comida para pasar por encima de NOSOTROS (quienes estábamos haciendo nuestra cola de forma legal y desde las 4:00 am y 5:00 am de la mañana).


Transcurrieron las horas y todavía no habíamos avanzado lo suficiente para sentirnos aliviados y decir “bueno, falta poco”, estando a la expectativa de todo solo debiamos esperar. Les voy a resumir el cuento, se hicieron las 3:30 pm y no avanzamos nada, en definitiva nos informaron: “SE ACABÓ LA GASOLINA” y nos corrieron, la gente se fue disipando y otros se quedaron en lugares estratégicos para que no los corrieran, ya nosotros teníamos demasiada hambre (solo habíamos desayunado, no esperábamos pasar la hora del almuerzo en ese lugar), por lo tanto nos fuimos a mi casa a almorzar velozmente (vivo muy cerca de allí), mientras un amigo se quedaba aledaño a la estación de gasolina y nos comunicaba lo que pasaba,nos avisó que al parecer si iban a seguir llenando porque se observaba movimiento de personas y carros circulando con el fin de abastecer sus vehículos de la imperiosa gasolina.


Le llevamos el almuerzo a nuestro amigo, dado que nos hizo el favor de prestarnos esa gasolina que teníamos en el carro y además se mantenia alerta en el sitio mientras nosotros comíamos. Al llegar a la estación estaba el ciudadano de alto rango gritándole a los civiles, diciéndoles que deberian despejar el lugar porque no iban a llenar más (acompañado de expresiones groseras), pero de forma descarada llenaban los carros y camionetas de ellos. Francamente yo no toleraba lo que veia, me acerqué a este excelentísimo ciudadano de alto rango y le dije que era una injusticia lo que estaba haciendo, que muchos de nosotros estábamos allí en esa cola desde las 5:00 am, otros desde las 3 y 4 de la mañana, y que lo legal era llenarnos, éste me dijo: “NO VAN A LLENAR Y PUNTO”, mientras me manifestaba eso, estaba llegando un carro a llenar gasolina y lo hizo, LLENÓ, ¿por qué? Porque era un conocido de él. Fue un golpe bajo para nosotros, presenciamos todo. Lo único que pudo surgir de mis adentros fue contestarle al importantísimo señor de alto rango, lo siguiente: “ERES UN ARRASTRADO Y DEBERIA DARTE VERGÜENZA”, posteriormente me retiré.


La impotencia, frustración y demás emociones que me causaban sensaciones negativas eran tal, que me explotó una cefalea terrible. A todas estas yo digo… ¿cómo es posible que nadie haya podido grabar en video este evento para hacer eco de la injusticia que estaba sucediendo? Yo no pude filmarlo porque semanas antes mi novio y yo fuimos victimas de un asalto a mano armada en el patio de mi casa, por lo tanto no tenemos teléfonos y el amigo que estaba con nosotros no tenía teléfono inteligente, sino uno muy básico que no daba para grabar.


Fue una situación desalentadora, es cuando digo que la desesperanza y la indefensión adquirida es el máximo problema de Venezuela, somos tan vulnerables, nos acostumbramos a eso, a que se violen nuestros derechos y todo quede impune, al menos pude alzar mi voz y no me fui con el sabor de boca de no haber dicho nada, pero habían mujeres rogándole al excelentísimo ciudadano de alto rango por un poco de gasolina ¿POR QUÉ? Ese no es el deber ser, yo no tengo que insistirle a nadie,yo no estoy haciendo nada ilegal, yo estoy cumpliendo con las normas que nos impusieron para surtirnos de gasolina, pero eso no importa, al final nunca va a importar.


Estamos en un Estado dentro de un Estado, donde alguien tiene una pizca de poder y no se sabe administrar, ni siquiera es discreto con sus movidas corruptas (aunque no lo justifico, quiero resaltar que ni para eso sirven), abusan del poder que se les otorga, se aprovechan de lo que representa su uniforme y jerarquia. Y otra cosa, esto es algo muy grave porque si yo voy y denuncio también estoy expuesta a que me pasen cosas malas, a que me puedan perjudicar, NO HAY LEY, NO HAY LEYES.


Sé perfectamente que no todos los militares son iguales, tengo conocidos y amigos que de verdad son ejemplo de querer cambiar la imagen que todos tenemos de los militares o al menos de lo que simbolizan, sin embargo, son contados, porque el común denominador es que el militar conserve un perfil de persona casi inhumana, que no siente ni tiene empatía por nadie más que sus familiares, amigos o semejantes. Este es un post para recordarme a mí misma que no puedo dejar de sorprenderme por lo que sucede, así sea el pan de cada día de mi país, no puedo permitir que cosas como estas dejen de impactarme porque estaria normalizando y naturalizando esta clase de conductas y jamás va a ser algo normal, NUNCA. Así que por favor no pierdan ustedes por ningun motivo la capacidad de asombro, así sea de esta forma, expresen las injusticias que viven cotidianamente.


Foto tomada con el teléfono de mi padre
El concepto, la idea y la edición de la foto es de mi autoría.
El carro y la bandera son míos
H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
2 Comments