Expresar lo que pensamos y sentimos: Iniciativa de Holos & Lotus

tengyart_doqteen8soo_unsplash.jpg
Fuente: Tengyart en Unsplash

Hola, amigos de Hive.

Este post es mi participación para la iniciativa convocada por @damarysvibra en la comunidad Holos & Lotus.

Llevo poco tiempo en esta plataforma así que puedo estar equivocada, pero lo que más me atrae es la libertad que se respira para expresarnos como deseamos en cada momento. La vida está compuesta de etapas buenas y malas, y no le encuentro sentido a tapar la mitad de nuestras vivencias y experiencias que tanto pueden enseñar a otras personas.

De pequeñita fui una niña muy pizpireta, según cuenta mi madre iba hablándole a todo el mundo por la calle lo conociese o no. Tenía una curiosidad insaciable y hacía miles de preguntas. Mantuve este carácter extrovertido hasta pasados los veinte años, coincidiendo con mi acceso al mundo laboral. Sufrí varias experiencias poco agradables y que no merece la pena recordar en este post, que hicieron que poco a poco me fuese encerrando en mí misma.

Si pienso en las verdaderas causas de esta involución y por qué dejé de expresar mis pensamientos y sentimientos, cumplo con todas las que nos enseña Damarys en su publicación:

A.- Miedo: Al ser tan transparente mostrando mis sentimientos les di armas a quienes me quisieron dañar. Traicionaron mi confianza y por eso he evitado después depositar mi parte más delicada en las manos de nadie. En esto la escritura está siendo de una enorme ayuda, con ella relativizo lo que pasa a mi alrededor y la filosofía estoica es el apoyo que utilizo para meditar sobre lo que me ocurre y darme cuenta de que soy mucho más valiente de lo que me creo.

B.- Jugar al mundo feliz: Me educaron para callar mis necesidades y evitar los conflictos. Ahora sé que eso no es la mejor opción porque también importa lo que yo siento y pienso. Eso no significa que vaya a hacer daño a otros, puedo expresar lo que sea siempre que lo haga desde el respeto y escuchando la postura de la otra parte. La asertividad es mágica y transforma escenarios infernales en cuentos de hadas. Bueno, aquí puede que haya exagerado un poco, pero sé que nos entendemos, jeje.

C.- El auto-juzgarte: Este aspecto de nuevo es arrastrado por la educación que recibí. Quiero dejar claro que no estoy echando balones fuera y usándolo como excusa. Sé que fue ese el origen pero después ha sido mi responsabilidad haber evolucionado más allá cuando llegué a la adultez. Tampoco está en mi mano volver atrás para rehacer mis errores. Pero el futuro me pertenece, así que mi compromiso conmigo misma y con el resto del mundo es vivir de acuerdo a como quiero ser, independientemente de lo que diga nadie. Y donde escribo nadie, es nadie.

D.- Tus sentimientos no valen: Unido a los tres puntos anteriores llegas a la conclusión de que vales menos que los demás, por tanto para qué vas a decir nada si tan pronto como abres la boca alguien va a menospreciarte. Ahora sé que si me menosprecian me tiene que dar igual porque no lo voy a poder cambiar, pero sí que puedo aprender a que me resbale.

Es curioso porque soy consciente de que es mi mente la que me atrapa mediante rumiaciones sin objetividad real, que yo misma provoco mi malestar y que solo es cuestión de parar la mente de mono. Sin embargo, es más difícil de lo que parece reunir el impulso necesario. A veces, porque tengo cerca personas que necesitan apoyo y sacrifico mi bienestar a cambio del suyo, aunque no me lo pidan. Otras, por pensar que si cuento mis tribulaciones ahuyentaré a las pocas amistades verdaderas que tengo. Las más, porque no me doy el amor que merezco.

Hace ya un tiempo que estoy volviendo a expresarme. Comencé escribiendo mis emociones y percepciones, llevando un diario de mis vivencias fueran positivas o no. Al principio me sentaba frente al cuaderno en blanco y apenas sacaba un par de frases, muchas veces inconexas. En esto fui inflexible, al menos durante diez minutos diarios tenía que sentarme a escribir y si un día se me pasaba, al siguiente tocaba recuperarlo.

Han pasado seis meses desde que inicié mi diario y puedo decir que estoy muy feliz de haber dado ese paso. Conforme ha transcurrido el tiempo, las dos frases sin conexión se fueron transformando en párrafos y ahora suelo llenar el espacio disponible y me falta sitio. También retomé mi proyecto de escribir una newsletter en la que cuento las cosas que aprendo o mis reflexiones. Y terminé conociendo esta plataforma y siento que aquí me puedo expresar con libertad, sin miedo a ser juzgada.


Aviso: Todo lo publicado en este post es de mi autoría, excepto los elementos en los que doy crédito a su/s autor/es. Por tanto, en caso de plagio o difusión sin mi permiso, ejerceré mis derechos de autor si así lo estimo oportuno.


banner_palomap3.jpg

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
11 Comments