Podemos atrevernos a ser felices 馃挋馃挋馃挋(Relato y reflexi贸n)


image.png

Fuente

Podemos atrevernos a ser felices

Patricia mir贸 con desconfianza el vaso que le hab铆a tendido la muchacha. Rechaz贸 el agua aunque se estaba muriendo de sed. Todos los dem谩s bebieron con deleite y satisfacci贸n, menos ella que baj贸 la cabeza sinti茅ndose m谩s amargada que de costumbre. Cuando continuaron el trayecto, trat贸 de poner mejor cara, pero no pudo: la sed, los mosquitos y aquellas personas que apenas conoc铆a, la disgustaban mucho. En aquel instante se arrepinti贸 de estar con aquellas personas y en aquel lugar.

A la media hora de estar caminando, encontraron una casita a un lado del camino. Todos decidieron parar y saludar a los habitantes de aquel lugar. De adentro del espacio sali贸 una mujer joven con tres ni帽os peque帽os y un reci茅n nacido en los brazos. Salud贸 y sonri贸 a los reci茅n llegados y puso a la orden lo poco que ten铆a. Patricia, paralizada, no daba cr茅dito a sus ojos: c贸mo una mujer con tantas carencias pod铆a sonre铆r tanto. Ten铆a que estar loca, pens贸.


image.png

Fuente

No ten铆an 5 minutos all铆 cuando un joven sucio y con una carretilla lleg贸 a la vivienda: era el esposo de la muchacha y al igual que su mujer, sonri贸 a los visitantes de manera cordial y receptiva. Patricia, desde lejos, record贸 al simp谩tico Juan, su admirador y amigo de toda la vida y a qui茅n hab铆a rechazado tantas veces porque no cumpl铆a con los requisitos que ella esperaba de un hombre: profesional, econ贸micamente holgado, atractivo. En fin, el pr铆ncipe azul que toda mujer merec铆a, se dijo para sus adentro d谩ndose 谩nimo.

Metida en sus pensamientos, Patricia se despeg贸 un poco del grupo: Bendita la hora en que se dej贸 convencer por una colega en hacer aquel viaje nada productivo. Ahora cuando llegara a la ciudad tendr铆a que trabajar el triple. Como estaba la situaci贸n del pa铆s, no pod铆a darse el lujo de perder la oportunidad de generar dinero. Hasta los momentos el viaje hab铆a sido para ella pura p茅rdida: sin internet, solo dormir y respirar la naturaleza.


image.png

Fuente

Llegaba la tarde y Patricia mir贸 a su alrededor: todos hab铆an hecho sus grupos. Solo ella estaba retra铆da, apartada de todos. Pens贸 en Juan, seguro que si hubiese hecho el viaje con ella lo habr铆a disfrutado porque Juan ten铆a la habilidad de hacerla sonre铆r siempre. L谩stima que fuera simplemente un empleado de una empresa y ella con su doctorado no pod铆a fijarse en hombres tan 鈥渟encillo鈥 como 茅l. Suspir贸 y por un instante pens贸 que ser铆a bueno ser como la mujer que dejaron atr谩s: 鈥淎 lo mejor no tenga t铆tulos universitarios como yo, pero tiene hijos y un esposo que la quieren鈥. Patricia no se sinti贸 bien.

Cuando llegaron a su destino, todos comenzaron a celebrar. Como si el cielo tambi茅n estuviera contento, dej贸 caer gotas de lluvia sobre los viajeros. Todos comenzaron a re铆r y a alabar la naturaleza. Ya Patricia se iba a quejar porque su peinado y ropa se estropear铆an, sin embargo, sinti贸 que la brisa y las gotas le refrescaban el ama. Sonri贸, francamente sonri贸, y algo parecido a la alegr铆a brot贸 de ella. Mientras danzaba y gritaba con los otros, se dijo que ma帽ana llamar铆a a Juan y que le propondr铆a tomarse un caf茅 o algunas cervezas.


image.png

Fuente

En la vida nos han ense帽ado que ser feliz es dif铆cil, que solo seremos felices si tenemos mucho dinero, carro, casa, bienes materiales. Que solo lograremos alcanzar la felicidad cuando hayamos alcanzado nuestras metas, cuando el hombre que amamos nos ame o cuando obtengamos nuestro t铆tulo universitario. Por todo esto, tendr铆amos que decir entonces que la felicidad es algo que se alcanza a largo plazo y sabemos que no es as铆.

Nada de lo que hay afuera nos puede hacer felices si nosotros no decidimos serlo. 驴Cu谩ntos teni茅ndolo todo son amargados y cu谩ntos con tan poco, viven alegres? Aunque suene trillado, la felicidad no est谩 fuera, sino dentro de nosotros. La felicidad est谩 hecha de instantes y de nosotros depende darle valor a esos instantes aunque sean pocos. Dec铆a Antonio Gala: "La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante." Podemos entonces siempre optar por la dicha.

HASTA UNA PR脫XIMA LECTURA, AMIGOS

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
5 Comments