Consecuencias de mi problema con la autoridad

En mi anterior publicación, les refería que tengo problemas con la autoridad. Y que según yo, tengo un trastorno que se presenta con frecuencia en niños y adolescentes, pero que también en adultos es usual que se presente, si no es tratado desde temprana edad.

Me refiero al “Trastorno de Desafío y Oposición”. Y digo que según yo lo tengo, porque ningún especialista me ha diagnosticado o me ha brindado otra opción de nombre al problema de autoridad que es evidente que manifiesto. Aún así, quise autodiagnosticarme porque pienso que si no lo hago, no superaré esto. Creo que si le doy un nombre y le asigno esa lista de síntomas (que sí los presento, no me los estoy inventando), puedo crear mucho más conciencia en mí sobre este problema que me ha limitado más de lo que hubiera podido darme cuenta. En esta publicación presento lo que prometí en mi anterior: las consecuencias que me ha traído mi problema con la autoridad.


Antes de continuar les dejo esta frase de Buda que compartió la comunidad @Holos-Lotus en su cuenta de Twitter (enlace).


Fuente

"Al igual que una serpiente cambia de piel, debemos abandonar nuestro pasado una y otra vez".

Buda - maestro espiritual nepalí


Estas son las consecuencias que concluyo me ha traído mi problema con la autoridad.

🔷Incapacidad de reconocer que alguien pueda tener razón. No siempre es así. No tengo problemas en reconocer que puedo equivocarme, pero en el calor de una discusión, puedo ignorar el hecho de que tengas razón y seguir obcecado en mi posición.

🔷**Cuestionar la autoridad cuando percibo abuso de ella, me ha llevado a que algunos líderes o encargados superiores a mí, me tomen idea o me consideren alborotador.

🔷Una vez trabajé en una multinacional que le hacía outsourcing a Telefónica en el servicio de call center. Al pasar las semanas, fui notando, lo que a mi parecer, eran errores de atención al cliente y empecé mi “revolución”. Cuestioné normas, procedimientos y propuse mi lista de acciones para renovar y mejorar los defectos que tenía la empresa. Y ojo, no estaba enfrentándome a mis supervisores, estaba confrontando procedimientos dictados por la misma Telefónica (Movistar). Hice un documento de 5 páginas con mi manifiesto sobre la situación. No hubo una consecuencia directa, no me despidieron, pero si noté cierto alejamiento de algunos que me etiquetaron de “rebelde”.


insult-145142_640.png
Fuente


🔷Por la misma razón de ser estricto y un tanto imponente, me he ganado que algunas personas me tengan “miedo”. A ver, no es miedo como tal, es un excesivo respeto. Algunos no saben cómo acercarse a mí y hablarme. Creen que me molestaré o me ofenderé. Esto nunca me ha gustado ya que no permite fluidez en la comunicación. Me considero una persona estricta, pero accesible, más de lo que muchos creen. Y me molesta cuando sé que alguien no me dijo nada por temor a que me molestara. A ver, sí, me molesté, pero es porque temiste que me molestaría. Se cumplió tu profecía, solo que por la razón equivocada.


image.png
Fuente


🔷Este problema con la autoridad, me ha hecho entrar conflicto conmigo mismo. ¿pueden creer que jamás he podido cumplir un horario que me haya diseñado para seguirlo día a día? Es algo sorprendente, pero en el fondo siento que es absurdo cumplir esas “normas” y comportarme como un robot haciendo cosas en automático. Como era de esperarse, esto me ha impedido cumplir objetivos, metas y ser productivo. Intento dejar de lado la rigidez de los horarios y en cambio, me pongo una lista de cosas por hacer y cumplir. Funciona a medias ya que no siempre consigo tener la disciplina necesaria para llevar a cabo algo hasta terminarlo. ¿Lo peor de todo? Que esto es relativamente nuevo en mí. Dese niño me he caracterizado por ser tenaz, por trabajar por algo hasta conseguirlo. Pero últimamente, quizá de hace 5 años para acá, me he vuelto inconstante, desenfocado y muy indisciplinado. Solo en pocas ocasiones renace el Gary persistente y obstinado, y ha sido justo en esos momentos, cuando he logrado metas y consolidado proyectos personales y profesionales que me han traído grandes beneficios y satisfacciones.


image.png


🔷Entre las consecuencias que me ha traído mi problema con la autoridad, no puedo dejar de lado a mi paso por la blockchain de #Hive. Liderando el Proyecto “El Comentador” conté desde el principio con apoyos de proyectos y usuarios de gran influencia en la plataforma. A pesar de estas ventajas, en varias ocasiones me vi envuelto, por puro placer, en situaciones conflictivas comentando en Hive o Twitter posts polémicos. ¿Mis motivos? Por un lado, porque como ya he dicho, me gusta expresarme, dar mi opinión sobre temas o situaciones. Creo en la libertad de expresión y me gusta ejercerla. Por otro lado, no faltó la ocasión donde me enfrasqué en diatribas por simple afán de molestar, por el deseo de llevar la contraria nada más, de enfrentarme a poderosos o pseudos poderosos que consideraba (y aún a algunos los considero así) megalómanos, narcisistas o arrogantes. Entonces les replicaba para que vieran que no son intocables o para que sepan que no estaba de acuerdo con ciertas cosas.



Fuente


Sumado a esos episodios, me aventuré a publicar contenido de protesta, criticando y cuestionando decisiones, prácticas, a usuarios y demás dentro de nuestra blockchain. Fui muy desafiante y transparente en esos posts. Una de esas últimas publicaciones fue el detonante para que el “El Comentador” perdiera el apoyo y delegaciones de varios usuarios y proyectos. Una lástima desde todo punto de vista. Pero este post no es para analizar ese caso. Podría analizarlo en un futuro. ¿Me arrepiento de lo que dije en esas publicaciones? No. Mantengo la misma opinión. Pero definitivamente, hoy en día hubiera expresado o manejado la situación de otra manera.

Podría seguir con mi lista de consecuencias resultado de mi problema con la autoridad, pero sería un post muy largo. No descarto hacer otras publicaciones donde siga reseñando el trabajo en mi carácter, temperamento y personalidad y colocando como ejemplos otras consecuencias que me ha traído este ligero, pero real, problema con la autoridad y las normas.

Y tú. ¿Tienes problemas con la autoridad? ¿Te ha traído consecuencias ser rebelde o desafiante? Te leo en los comentarios.


“Ninguna sociedad puede subsistir sin autoridad, sin fuerza y, por tanto, sin leyes que moderen y controlen el ansia de placer y los impulsos desenfrenados.”

Baruch Spinoza - filósofo holandés


image.png

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
1 Comment