PRIMOGENITURA


26_agib_libus.jpg


     La primogenitura designa al primer hijo varón, al primogénito. En los tiempos bíblicos el derecho de primogenitura correspondía exclusivamente al primer varón nacido de una familia. Este derecho concedía al primogénito la potestad de heredar todo de su padre, desde el rango hasta una porción doble de los bienes materiales; por este privilegio se convertía en jefe de la familia o de la tribu. Y esto era de esa manera, incluso si la madre del primogénito no era la mujer preferida del padre, tal como se puede leer en Deuteronomio 21,17 «...mas al hijo de la aborrecida reconocerá como primogénito, para darle el doble de lo que le correspondiere a cada uno de los demás; porque él es el principio de su vigor, y suyo es el derecho de la primogenitura».

     Conocida es la historia del plato de lentejas, narrada en Génesis 25,20-28, 32-35
     Resulta que Isaac y Rebeca tuvieron mellizos: Esaú y Jacob. Dos varones, los dos nacidos en el mismo día, pero, claro, uno primero y el otro unos minutos después.
     Resulta que siendo hermanos muy parecidos físicamente eran muy diferentes en cuanto a su manera de actuar y de vivir. Mientras que Esaú se dedicaba a andar todo el día por esos montes cazando animales y prestando poca atención a sus padres, Jacob era amoroso, obediente, preocupado por la familia.
     Y pues, aconteció que un día Esaú regresó de cazar, era ya caída la tardecita y el hombre traía un hambre que le roía las tripas. Así que le pidió a su hermano Jacob que le diera de comer, y Jacob, sabrá Dios si fue en broma o en serio, le respondió: Te cambio tu progenitura por este delicioso plato de lentejas. Y Esaú, con la boca echa agua, le dijo: ¡Si va! ¡Trato hecho!
     El patriarca Isaac envejeció, y para colmo de males quedó ciego. Rebeca sabía que había llegado el momento de que se le diera la bendición y la primogenitura al hijo, en este caso a Esaú, que no era precisamente un modelo de conductor de familia.
Isaac le pidió a Esaú que fuera al monte y matara un animal para que comieran. Entonces a Rebeca, mujer al fin, se le ocurrió una idea genial: le dijo confidencialmente a Jacob que trajera dos animales para ella preparar la comida rápidamente. Así se hizo. Luego Jacob se vistió como Esaú y le llevó la comida al padre. Ahí fue cuando el ciego Isaac le dio la bendición y la primogenitura a Jacob.
     Cuando Esaú regresó del monte se puso más bravo que un basilisco; pero ¿ya para qué?

     El Diccionario de la lengua española define primogenitura como Dignidad, prerrogativa o derecho del primogénito.

     Pero... ¿de dónde salió esta palabra?

     Primogenitura nos llegó del latín primus (el primero) y gignere (engendrar). Deriva de primogénitus (hijo mayor) cuyos componentes son primus (el primero) y genus (linaje).

= = = 0 = = =

Texto e imagen de Tomás Jurado Zabala
Gracias por sus amables lecturas

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
1 Comment