Concurso de Literatura La Abeja Obrera N°11: Aceptando su destino con amor

Saludos amigos, esta es mi participación en el Concurso de literatura La Abeja Obrera. Edición Nro. 11

image.pngFuente

La vida tan compleja y sencilla, tan larga y efímera. La vida tan dura y maleable, tan llena de fortalezas y de debilidades, de alegrías y de tristezas.

Hay vidas que se cruzan en el camino, mientras que otras se separan.

¿Vivir para qué y por qué? son preguntas que están allí, que surgen en los momentos de angustia o de reflexión

El valor de la vida de cada uno de los organismos vivos, no tiene comparación. Una abeja pasa por varias etapas en su vida y en cada una de estas, ocurren procesos de transformación, hasta que alcanza su madurez y su objetivo en el entramado ciclo de la naturaleza.

abeja obrera .jpg
@romanie


Hasta hace apenas unos días las personas del pueblo Los dos caminos, llevaban una vida "normal". En su mayoría trabajaban en las minas de oro. Los hombres entraban y salían de las cavernas y túneles que los conducían hasta las profundidades de la tierra. Generación tras generación, padres e hijos dedicando su vida a extraer el preciado mineral de la roca.

Andrés sale como todos las mañanas muy temprano con su termo de café y la comida que le preparó su esposa y se dirige a la plaza, donde los espera el camión que lo llevará junto a 20 hombres, unos más jóvenes y otros más viejos. hasta la entrada de la mina.

Andrés se sienta al lado de Pedro un muchacho de apenas 20 años. Se acerca a el y le pregunta

―¿Que pasó con la chica? ¿Se va del pueblo?
―Si, le responde cabizbajo y afligido, ―no pude convencer a Marisela. No quiere estar más acá. Me pidió que me fuera con ella. Pero no puedo dejar a mi madre y a mi hermana solas.

―Te entiendo Pedro y lo lamento. Ojalá reflexionara.

Llegan y se distribuyen las tareas. Andrés es jefe de su cuadrilla de 10 hombres. Comenzó a trabajar a los 15 años y va a cumplir 45. En los túneles que abrieron recientemente bajan a casi 4 km de profundidad. Es una de las minas más profundas del mundo. Allí la única luz es artificial. En las paredes de roca brilla el mineral de oro.

Llevan casi cuatro horas de trabajo y extenuados se sientan a descansar y a comer. Entre risas y cuentos va pasando el rato.

―Me estoy sintiendo un poco mareado ―dice el señor Carlos, el mayor del grupo.

―¿Qué te pasa viejo? Andrés se acerca y le da agua. ―Estas sudando. Se te habrá subido la tensión.

―Búsquenme rápido el maletín de primeros auxilios.

Le toma la tensión y la tiene muy alta, agarra la radio y llama para avisar.

―Vamos a sacarte pronto de aqui amigo

Pero el viejo ya no lo escucha. Su cuerpo sin vida es observado con asombro por los otros. No lo pueden creer.

La empresa le paga a la familia del señor Carlos una indemnización. La causa de la muerte: un infarto fulminante. Su esposa y sus tres hijos, uno de ellos tambien trabajador de la mina, están desconsolados.

Al día siguiente después del entierro todos vuelven al trabajo. La producción no se puede parar.

Bajan por los túneles y mientras golpean la roca, Juan pierde el conocimiento. No da tiempo de subirlo con vida y llega muerto a la superficie.

―Esto no es normal ―le dice Andrés al supervisor. Algo ocurre allá abajo.

―¡Vuelvan al trabajo!, les grita el supervisor.

―¡No vamos a bajar! ―le responde Andrés. Y los demás trabajadores del equipo lo apoyan. Tienen miedo.

―Esta bien, esta bien. Voy a comunicar a la empresa lo que esta pasando.

―Hay que saber de que murió Juan. Era un hombre joven y sano.

Los días pasan mientras hacen las investigaciones. Un equipo de especialista baja a la mina con trajes especiales y toman muestras del aire, de las rocas y del agua que corre por las paredes. Y estos fueron los resultados:

No encontramos ningún organismo extraño en las minas. La composición del aire es similar a las de otras minas a esa profundidad. No hay presencia de gases tóxicos.

Causa de muerte: naturales. Posiblemente como consecuencia de ver morir al Sr Carlos, el miedo le produjo a Juan un paro respiratorio.

Los trabajadores no estaban conformes pero aceptaron resignados la decisión.

Diseño sin título (18).jpg

Andrés decide hablar con Pedro

―No debes volver a trabajar en las minas. Tu madre y tu hermana te apoyan, yo hable con ellas. Marisela te esta esperando en la ciudad, así que vete lo más pronto posible.

―¿Por qué me dices eso ? ¿Qué esta pasando?

―No lo sé con certeza, pero de lo que si estoy seguro, es que tu vida tiene mas valor que esta mina, no la desperdicies aquí y sé feliz.

―¿Y porque no te vienes tu también?

Yo no quiero dejar solos a mis amigos. Sé que me necesitan y mi vida está aquí en este pueblo, donde nací y donde moriré. Todos ellos son mis compañeros, somos un equipo y estaremos juntos sin importar lo que suceda.

Pedro lo abraza y le dice con lágrimas en los ojos.

―Tu has sido un apoyo muy grande en mi vida desde que murió mi padre y espero verte cuando vuelva de visita.

A la semana siguiente Pedro regresa del trabajo, a la casa donde vive en la ciudad. Está muy feliz.

Al entrar a su nuevo hogar, ve los ojos de Marisela bañados en lágrimas. No necesita que le diga lo que sucedió... porque ya lo intuye.

Una noticia terrible entristece a la población de Los dos caminos, un túnel de la mina de oro se ha derrumbado por una acumulación de gases. Todos los trabajadores han fallecido.

separador de pluma.jpg

Muchas gracias por leer 🐝

Decidimos nuestra propia libertad.jpg

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
9 Comments